¿Eres un NETDependiente?

“La adicción a Internet es un deterioro en el control de su uso que se manifiesta como un conjunto de síntomas cognitivos, conductuales y fisiológicos. Es decir, la persona “netdependiente” realiza un uso excesivo de Internet lo que le genera una distorsión de sus objetivos personales, familiares o profesionales.”

Kimberly Young

Internet ha cambiado nuestra manera de percibir al mundo, se ha convertido en una gran herramienta de comunicación, educación, comercio electrónico, de entretenimiento, entre otras. Dentro de este inmenso universo digital, la participación activa de los usuarios hace posible la expansión constante del conocimiento y la generación vertiginosa de información. Sin embargo, como en todos los excesos, algunos usuarios han experimentado síntomas relacionados con la adicción a Internet a través de los diferentes dispositivos digitales, convirtiéndose de esta manera en NetDependientes.

En el 14° estudio sobre los hábitos de consumo de Internet de la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI), somos 79.1 millones de internautas, que implica al 67% de la población a una tasa del 12% anual, el doble del año pasado. El perfil de los internautas sigue siendo de jóvenes con el 51% de los usuarios con menos de 24 años de edad. Internet se consume en promedio 8 horas con 12 minutos y de ese tiempo, 3 horas y media se invierten diariamente en redes sociales.

Somos testigos y a su vez personas seducidas por los teléfonos inteligentes, computadoras, tabletas y videojuegos. Lo vemos en los restaurantes, en la intimidad de nuestro hogar, mientras manejamos y caminamos, en los centros de trabajo, parques, instituciones educativas, en el insomnio, en la irritación de nuestros ojos, en el dolor de espalda y cabeza. Incluso en el sobrepeso. Ignoramos a las personas y lo que pasa a nuestro alrededor. Desatendemos nuestras responsabilidades laborales y familiares. Mermamos nuestras habilidades sociales en el plano físico y frecuentemente perdemos atención y concentración que pudieran provocar hasta un accidente mortal.

En definitiva, lo anterior no quiere decir que seamos NetDependientes para ello tendríamos que revisar algunos criterios tal y como lo sugiere la Psicóloga y experta en adicción de Internet, Kimberly Young. Para conocer el grado de adicción a Internet, Young sugiere contestar el siguiente cuestionario donde es necesario por lo menos cinco respuestas afirmativas para considerar un uso patológico:

  1. ¿Te sientes preocupado por Internet?(Seguir pensando en la actividad en línea anterior o anticipar la próxima sesión en línea)
  2. ¿Sientes la necesidad de utilizar Internet en cantidades crecientes de tiempo con el fin de lograr la satisfacción?
  3. ¿Has hecho repetidamente esfuerzos infructuosos para controlar, reducir o detener el uso de Internet?
  4. ¿Te sientes inquieto, malhumorado, deprimido o irritable al tratar de reducir o detener el uso de Internet?
  5. ¿Te mantienes en línea más tiempo de lo previsto originariamente?
  6. ¿Has puesto en peligro o arriesgado la pérdida de una relación significativa, trabajo, oportunidad educativa o profesional debido a Internet?
  7. ¿Has mentido a los miembros de tu familia, terapeuta u otros para ocultar el grado de implicación con Internet?
  8. ¿Utilizas Internet como una manera de escapar de los problemas o de aliviar un estado de ánimo disfórico?(Por ejemplo, sentimientos de impotencia, culpa, ansiedad, depresión)

¿Cómo prevenirlo?

Implementar hábitos de uso responsable de Internet con reglas y límites. Fomentar actividades al aire libre. Desconectarnos del cibermundo y reconectarnos con nuestra familia y naturaleza. Conocer nuevos lugares y saborear nuevos platillos. Sociabilizar sin distracciones. Sin lugar a dudas, estos consejos nos ayudarán a priorizar el uso de Internet y mejorar el autocontrol. Al final de todo, siempre será mejor vivir una vida equilibrada, nutrida por las maravillosas conexiones que el mundo nos ofrece a diario.

Deja un comentario