Las tecnologías de la información y comunicación (TIC´s) especialmente las redes sociales han venido a revolucionar la forma en la cual los mexicanos interactuamos. Cada vez pasamos más tiempo conectados, en promedio casi 8 horas diarias. Somos testigos de múltiples movimientos sociales, nos enteramos de las noticias más rápido, acrecentamos nuestra lista de amigos y contactos, nos solidarizamos con las personas en los desastres naturales, comercializamos artículos y servicios, damos “like” a denuncias ciudadanas, compartimos nuestro conocimiento, conocemos más lugares y aprendemos sin limites en esta llamada sociedad del conocimiento. Sin embargo también somos testigos del daño cuando son usadas de manera irresponsable. Cada vez es más frecuente toparnos con casos de ciberbullying, grooming, sexting, robo de identidad, fraudes, chantajes, difamaciones, grupos racistas, virus que roban nuestros datos y no podría faltar los retos virales que ponen en riesgo la integridad de los más jóvenes como por ejemplo el #Cutting donde se invita a los jóvenes a hacerse cortes en diversas partes del cuerpo para “apaciguar” sus problemas o el reciente reto del #Gameof72 que consta de desaparecer de nuestro hogar durante 12, 24 o 72 horas sin dejar rastro alguno. Todo esto se viene agravar por la falta de atención de los padres de familia, de cultura de la privacidad y en el tiempo excesivo que dedicamos a las diferentes plataformas de redes sociales.

La Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI) dio a conocer el 12º Estudio sobre los Hábitos de los Usuarios de Internet en México 2016, el cual señala que en el país existen 65 millones de internautas, equivalente el 59% de la población. Los datos más reveladores de este estudio son los siguientes:

  • Los mexicanos dedican diariamente siete horas y 14 minutos en navegar por Internet
  • El hogar es el primer lugar donde nos conectamos (87%), no obstante, el 52% de los internautas navegan desde un dispositivo móvil, en el trabajo (38%), escuela (28%), lugares públicos (25%).
  • Los hábitos más comunes de los internautas son: escuchar música, ver películas y organizar sus finanzas, sin embargo el que predomina es el acceso a redes sociales. Cabe mencionar que la red preferida de los mexicanos es Facebook.

Cada año estas cifras se incrementan y dan como resultado que el Internet, caso concreto las redes sociales, sean el medio más poderoso de comunicación.  Lo confirmamos al ver a más personas conectadas a través de sus teléfonos inteligentes compartiendo toda su vida. Sin embargo, también crece la falta de cultura del buen uso de estas plataformas. Urge valorar nuestra privacidad y conocer herramientas de protección de datos. Necesitamos comprometernos con nuestros hijos, con los niños y jóvenes quienes son los más vulnerables ante el mal uso de la tecnológica. Cultivemos el respeto a sus derechos y el de terceros. Fomentar reglas de convivencia. Construir una buena reputación en línea pero sobre todo hacerlos consientes de los peligros que corren al estar dentro de estas plataformas. Limitar el tiempo de uso de estas tecnologías. Concientizarlos que al estar más tiempo conectados en su vida virtual estarán más desconectados del mundo real. Capacitar a los docentes y padres de familia sobre las problemáticas que enfrenten en línea nuestros niños y jóvenes.

Estoy convencido que si queremos una mejor sociedad, participativa, consiente y solidaria, debemos edificarla con el uso responsable las TIC´s, con redes sociales que aporten al desarrollo del individuo y de nuestro país, con contenidos de calidad, con herramientas claras y precisas para la protección de nuestros datos y privacidad, con mecanismos efectivos de denuncias en línea y sobre todo reducir la brecha digital aprovechando las bondades que ofrece la cultura digital.

(Visited 167 times, 1 visits today)